Wok de pollo y gambas


Wok de pollo y gambas.

Wok de pollo y gambas.

Sin tonterías, ni ingredientes raros o difíciles de conseguir.  Así es como cocinaremos nuestro plato de hoy.  Quiero redimirme porque muchos de vosotros me comentáis que no encontráis algunos ingredientes que uso en mis recetas. Realmente suelo comprar todo en un hipermercado muy conocido, a lo sumo, en alguna tienda de productos asiáticos o latinos, pero entiendo que no todos las tenemos a mano y es esencial para una cocina sostenible utilizar tanto productos del mercado de nuestro entorno, como utilizar al máximo lo que tenemos en nuestra despensa.

Este es el espíritu de un wok casero.  La receta de este plato será siempre una aproximación, es decir, que lo fundamental es que utilicemos los productos frescos que tengamos en la nevera. Es un plato que se cocina muy rápido, en tan apenas 8-10 minutos.  Lo verdaderamente fundamental a la hora de hacer un wok es la organización.  Debes tener todos los ingredientes cortados y listos para añadir al wok caliente.

Además, vais a ver cómo hacemos cierto el milagro de Jesús de multiplicar los panes y los peces.  Con esta receta, que no lleva más allá de 600 g de verduras y 450 g de carne podemos servir abundantemente ¡nada menos que a seis comensales! Os dibujo una situación típica: vienen amigos a tomar un café que se va alargando y ves que se hace la hora de cenar.  En vez de recurrir al típico embutido y laterío, vamos a sorprender a nuestros amigos con una cena sorprendente. ¿Y si les invitamos a pasar a la cocina y cocinarse sus propios noodles? Sigue leyendo

Anuncios

¡Caldito seas!


¡Caldito seas!

¡Caldito seas!

“Esto es lo que le dice un pollito a otro pollito cuando le quiere maldecir”.  Este viejo chiste infantil me arranca una sonrisa cada vez que lo recuerdo.  Sabéis que cada familia tiene sus palabras secretas (nosotros tenemos muchas, jeje), que sólo se usan dentro de la intimidad familiar y que fuera, muchas veces no tienen sentido, amén de que nos daría una vergüenza terrible compartirlas.  Pues este es el caso de caldito seas, porque así le llamamos nosotros a la sopita caliente de las noches de frío invierno.

Es una receta muy importante, porque es una receta de aprovechamiento absoluta. La mejor manera de llamarla es Ecosopa si además de asegurarnos de no tirar nada que sea nutricionalmente aprovechable a la basura, nos cercioramos de que los alimentos procedan de crianza o cultivos ecológicos.  Esto es una cocina sostenible y responsable, tanto desde el punto de vista de la economía, como de la calidad.  En los tiempos que corren, debería ser uno de nuestros objetivos al ponernos el delantal. Por nosotros y por nuestro entorno. Sigue leyendo

Bucatini a la amatriciana


Bucatini alla amatriciana.

Bucatini alla amatriciana.

Os invito que hagamos un evocador viaje con los sentidos por el Trastévere romano.  Recorramos tranquilamente sus calles empedradas y dejemos que el siena de sus calles y el bullicio de la gente nos invada. Así, como decía Balzac, “el amor sigue su instinto para encontrar su camino hasta el corazón”, de pronto, nos sentiremos irremediablemente atraídos por el universo de aromas  que emana el interior de una  trattoria. Dulce olor a tomates y albahaca, mezclado con la fuerza del perfume de  quesos y chacinerías, todo  bajo la mansa penumbra de las velas.  ¿Lo estáis proyectando? Yo ahora mismo me siento personaje en La Dama y el Vagabundo

Una calle del Trastévere de Roma. (fuente: http://www.romewithmarisa.com)

Una calle del Trastévere de Roma. (fuente: http://www.romewithmarisa.com)

La receta que hoy compartimos es una de las reinas de la gastronomía de Roma.  Según Wikipedia, el sugo all’Amatriciana debe su nombre a los antiguos pastores de Amatrice (que también significa amante en italiano), una pequeña localidad del Lazio a los pies de los Apeninos, desde la que acudían a Roma los veranos a vender sus productos.  La salsa originalmente se elaboraba a base de guanciale, que es una conserva de carne de cerdo –concretamente el carrillo- sin ahumar, bastante parecida a nuestra panceta curada, guindilla,  queso pecorino y spaghetti.  Se denominaba Gricia. Los romanos la adoptaron y modificaron incorporando en siglo XVIII el tomate, traído de las Américas y en algún momento los bucatini, que es un formato de pasta larga, más gruesa que el espagueti y con un agujero en el centro que permite absorber muy bien el sabor de las salsas. Es entonces cuando pasó a llamarse como la conocemos.

Existe ente los más puristas cierta controversia respecto de algunos ingredientes que se usan en la receta, como la cebolla o el vino blanco, que no estaban en la receta original, pero que en alguna medida ayudan a reforzar los sabores.  He podido escuchar a algunos chefs italianos justificar la presencia de ambos, ya que la cebolla –el más denostado-  aporta un contrapunto de dulzor a la panceta y el vino resalta el resto de los sabores.   Tal como lo explican, yo estoy de acuerdo, así que los he usado con moderación en nuestra receta. Así nació este plato lleno de contrastes, simple y  complejo, dulce y picante a la vez, que nos transportará de un soplo a esa Italia bella con la que todos soñamos. Sigue leyendo

Coronation Chicken.


Coronation Chicken.

Coronation Chicken.

Vivimos una semana histórica. En la misma semana veremos abdicar al Rey Juan Carlos I, indiscutible artífice de la etapa de la democracia de este país y veremos también cómo le sucede su hijo, Felipe VI, que será, a sus 46 años, el rey de la generación EGB (de pequeña, yo estaba convencida de que me casaría con él, ja ja), dentro de una España que no acaba de salir de la crisis económica, convulsa por disputas nacionalistas y saqueada por la corrupción de las últimas décadas. Un gran reto para un Jefe de Estado al que se le solicita, además, la validación de su posición ante las urnas.

La receta que hoy compartiremos me gusta por varias razones. La primera, por el nombre, porque en su traducción se puede jugar con las palabras. Los más monárquicos la entenderán como un homenaje, pollo de la coronación, y los que son republicanos y anti-monárquicos, pueden bromear con el pollo coronado J. Una receta real para todos los españoles. Hablando en serio ahora, reconozco que lo que más me gusta de esta coronación es su carácter laico (ya era hora de dar al Cesar lo que es del César…) y que se esté planteando un acto austero, acorde con los tiempos en los que vivimos.

Os contaré también que esta receta fue ideada por la chef de Cordon Bleu, Rosemary Hume con motivo de la coronación de Isabel II en junio de 1952. Eran tiempos de postguerra en el Reino Unido y se eligió esta receta por ser una propuesta fácil y económicamente asequible a lo largo y ancho del país. La receta, que tenía vocación popular, se publicó en la prensa días antes de la coronación para que los británicos pudieran sentarse frente a la televisión a celebrar todos juntos la coronación de su reina. Todo un ejemplo de unidad patriota, ¿verdad? Pienso que a este país nos falta encontrar un motivo común para sentirnos unidos como patria, sí, sin ideas políticas asociadas, como en el resto del mundo, para sentir el el orgullo de pertenecer a una gran nación, sin más. Quede desde aquí mis deseos de un buen reinado para Felipe VI.

¡Hala! Y ahora, dejemos de filosofar y vamos a cocinar este clásico de la cocina británica. Sigue leyendo

Crema de calabazas, champiñones y bulgur


Crema de calabazas, champiñones y bulgur.

Crema de calabazas, champiñones y bulgur.

Empieza a hacer calor ya en Zaragoza y a mi tupper de la oficina sólo le apetece llenarse de cositas ligeras y digestivas. Buscando alternativas a comer carne a diario descubrí hace un tiempo el bulgur, o burghul, como se le conoce en Siria, Palestina y Líbano. Es una preparación de trigo precocido, pelado, secado al sol y triturado que es ingrediente de platos tan conocidos como el tabuleh. Normalmente se utiliza como acompañamiento de platos de carne o verdura, pero hoy, la utilizaremos tanto como fuente de proteína e hidratos de carbono, como para dar cuerpo a este plato único para un ajetreado día de oficina. Por supuesto, es perfecta para agasajar a nuestros amigos vegetarianos.

Sigue leyendo

Pollo asado en Bundt con melocotón


Pollo asado en Bundt con melocotón

Pollo asado en Bundt con melocotón

Esta receta la vamos a catalogar como menualidad sólo porque no tenemos una categoría de I+C, o Imaginación y Cocina, jeje. Hace unos días os hablé de mi viaje a Andorra. Como casi todos los que vamos, nos dimos un baño de escaparates y compras. En una tienda de utensilios de cocina vi una bandeja de horno de hierro fundido con un pincho para asar pollos en vertical, como los pollos A’last de los hornos de cuando yo era pequeña pero en sentido vertical. Me encantó el cacharro en cuanto lo vi, pero me recordaba poderosamente a los moldes Bundt que tengo en casa, así que me propuse intentarlo con mi molde antes de comprar nada. Ya en casa, miré por internet y como en esto de la cocina ya está todo inventado, pues descubrí que no era la primera a quién se le ocurría esto, pero seguí pensando que es original darle un nuevo uso a tus cacharros de cocina. Hoy me he puesto manos a la obra y mirad qué resultado más bueno. Además es superfácil, simplemente se trata de colocar en el fondo del molde una cama de patatas y lo que queráis (yo puse cebolla, melocotón y vino blanco), ensartar el pollo limpio en el tubo central del molde Bundt, una horita de horno y ¡voilà, pollo asado perfecto!

Pollo asado con melocotón

Pollo asado con melocotón

Sigue leyendo

Tartiflette saboyarde au Reblochon


Tartiflette saboyarde au Reblochon.

Tartiflette saboyarde au Reblochon.

Para mí, lo más bello de viajar es poder evocar en el tiempo lo vivido. Es un patrimonio personal y único que reside para siempre en nuestro recuerdo. Aquello que aprendes en un viaje queda impreso de una manera especial en nuestra memoria. Es lo que me pasó hace pocos días en mi último viaje a Pas de la Casa, en Andorra.

Nos sentamos a comer en el Restaurant El Provençal (que os recomiendo si vais por allí), y en su carta rezaba: Tartiflette saboyarde au votre choix de fromage (Tartiflette de Saboya a su elección de queso). Para mí, que en mi otra vida debí ser roedor, la oportunidad de una comida con queso ya fue suficiente para disparar mi curiosidad y pregunté de qué se trataba. El camarero me miró sorprendido (¿Cómo es posible que esta mujer no sepa lo que es?) y con una mirada amable me explicó los detalles de la receta, además de recomendarme la de Reblochon. Me decidí a probarla y a investigar un poco más.

La Tartifflette es una receta de las regiones de Saboya y Alta Saboya, actualmente recuperada por el Sindicato Interprofesional del Reblochon (algo parecido a una denominación de origen) y que goza de una gran popularidad en Francia desde los años ochenta. Para acuñar un buen nombre, el Sindicato se inspiró en el arpitano, idioma franco-provenzal usado en Saboya. Se utilizó la palabra tartifla, que significa patata, y se recurrió a una receta tradicional, la péla, que significa sartén. ¡Cómo disfruto yo con estos juegos etimológicos, tanto como degustando las recetas, que hay que alimentar al cuerpo y al alma!

Del Reblochon os diré que también tiene un origen curioso. La palabra viene del término re-blocher, que significa ordeñar de nuevo. El origen del nombre se remonta a los tiempos medievales en los que las tierras de los señores feudales estaban ligadas a su ganado y los campesinos explotaban estos recursos a cambio del pago un tributo en especie: Los quesos elaborados. El  número de quesos se calculaba en base a la producción de leche en la explotación. Los ganaderos avispados, para evitar un impuesto muy alto, ingeniaron un fraude. Ordeñaban las vacas por la mañana, en presencia del propietario, pero sin vaciar las ubres del todo. Por la noche, ya sin controles, repetían el ordeño, que daba una leche mucho más rica en nata aunque más escasa Los quesos clandestinos elaborados con esta leche resultaron ser más ricos que los reglamentarios. Aquí os dejo una foto del Reblochon que utilizamos para que conozcáis su aspecto.

Reblochon

Reblochon

Digo utilizamos, porque os reservaba una sorpresa para el final. Para hacer esta receta, he contado con una colaboración muy especial: Mi amigo Lukasz. Es polaco, es mi maestro de fotografía (esta sesión de fotos lo pone de manifiesto), es certificador oficial de calidad de nuestras recetas, es precursor y promotor de este blog y… hasta el diseñador del logo de nuestra cabecera. Es todo eso y además un buen amigo, de los que están para lo bueno y lo malo, (su hombro es muy acogedor cuando hace falta llorar). ¡Gracias Luismi por poner este tesoro en mi vida!

Lukasz Skalski

Lukasz Skalski

¿Nos acompañáis en este viaje con los sentidos a Francia para dar la bienvenida al otoño? Sigue leyendo