Wok de pollo y gambas


Wok de pollo y gambas.

Wok de pollo y gambas.

Sin tonterías, ni ingredientes raros o difíciles de conseguir.  Así es como cocinaremos nuestro plato de hoy.  Quiero redimirme porque muchos de vosotros me comentáis que no encontráis algunos ingredientes que uso en mis recetas. Realmente suelo comprar todo en un hipermercado muy conocido, a lo sumo, en alguna tienda de productos asiáticos o latinos, pero entiendo que no todos las tenemos a mano y es esencial para una cocina sostenible utilizar tanto productos del mercado de nuestro entorno, como utilizar al máximo lo que tenemos en nuestra despensa.

Este es el espíritu de un wok casero.  La receta de este plato será siempre una aproximación, es decir, que lo fundamental es que utilicemos los productos frescos que tengamos en la nevera. Es un plato que se cocina muy rápido, en tan apenas 8-10 minutos.  Lo verdaderamente fundamental a la hora de hacer un wok es la organización.  Debes tener todos los ingredientes cortados y listos para añadir al wok caliente.

Además, vais a ver cómo hacemos cierto el milagro de Jesús de multiplicar los panes y los peces.  Con esta receta, que no lleva más allá de 600 g de verduras y 450 g de carne podemos servir abundantemente ¡nada menos que a seis comensales! Os dibujo una situación típica: vienen amigos a tomar un café que se va alargando y ves que se hace la hora de cenar.  En vez de recurrir al típico embutido y laterío, vamos a sorprender a nuestros amigos con una cena sorprendente. ¿Y si les invitamos a pasar a la cocina y cocinarse sus propios noodles? Sigue leyendo

Anuncios

Panecillos de hamburguesa


Panecillos de hamburguesa

Panecillos de hamburguesa

Cerrad los ojos un momento y pensad en la primera diferencia que advertís cuando os ponen delante una hamburguesa en un Burger de calidad frente a uno más mediocre. ¡Eso es, es el pan! Sí, señores, en el mundo de los Burger, el secreto también está en la masa. ¿No os habéis irritado sobremanera cuando el pan de vuestra hamburguesa se os deshace entre los dedos poniendo vuestras manos perdidas de salsa y jugos? Confieso que yo no lo soporto, así como tampoco me gusta comer una hamburguesa en un pan con miga dura, tipo chapata, por ejemplo, no es lo propio. El pan de hamburguesa ha de ser a la vez tierno y consistente, además de tener sabor a pan.  Esto normalmente no se consigue, salvo contadas excepciones, utilizando el producto comercial disponible en los supermercados.

Reconozco que hacer nuestro pan de hamburguesa desde cero lleva su tiempo, al menos 4 horas para respetar los tiempos de amasado, fermentación y horneado, pero de vez en cuando merece la pena meter las manos en harina y hacer de nuestras hamburguesas caseras una experiencia única e inolvidable. No lo pienses más y atrévete con esta Menualidad y haz el mejor pan de hamburguesa que hayas probado nunca. Sigue leyendo

Salsa de mango y lima


Salsa de mango y lima

Salsa de mango y lima

Hoy os presento una salsa americana multiusos, como una navaja suiza.  Lo mismo sirve para dipear con nachos, como para preparar un plato de ave o carne en salsa. La descubrí hace pocos días en una visita a una tienda que acaban de abrir en Zaragoza.  Me atrajo poderosamente su aspecto y me llamó la atención también la mezcla de ingredientes, una fusión entre Tex-Mex y Cocina India -¿Qué más se puede pedir?  Además, estaban varios planetas alineados, ya que tenía todos los ingredientes en mi despensa, lo cual no suele ser habitual, ya sabéis a qué me refiero…  Así  que  me volví a casa entusiasmada con la lista de ingredientes apuntados en el móvil y me dispuse a reproducirla.

También quería aprovechar para contaros que hace pocos días ha entrado en nuestra cocina una joya de cazuela de AMC y quiero compartir mi experiencia con vosotros.  En primer lugar, la llamo cazuela, porque no sé muy bien cómo definirla, más bien es como varias ollas en una.   En AMC  la llaman Unidad Sabor, pero a mí ese nombre me parece demasiado técnico para un utensilio casero, así que os describiré las características y sabréis por qué  me gusta tanto.  La cazuela Sabor está hecha en acero quirúrgico, tiene un amplio diámetro de 28 cm. y un impresionante  fondo difusor de 3 centímetros capaz de cocinar un arroz prácticamente con el calor residual del sofrito (hicimos en ella el Arroz meloso con pulpo). Tiene las paredes interiores cóncavas y redondeadas por lo que se calientan de manera homogénea como los woks (hicimos en ella el Pad Thai), ideal para saltear. Tiene una tapa en cúpula con un sensor de temperatura (que se conecta a un temporizador electrónico) que indica cuándo hay que bajar o apagar el fuego y que permite la circulación y condensación del aceite, por lo que no merma y lo mejor: no se quema, por lo que no genera toxinas, no atrapa aromas y se puede reutilizar muchas más veces. Es la freidora perfecta. ¿No es también una navaja suiza?

Sigue leyendo