Kétchup de plátano


Kétchup de plátano

Kétchup de plátano

¡Cómo molan las vacaciones con los niños en casa! Tenemos todo el tiempo del mundo para disfrutarlos y hacer miles de cosas con ellos. En estos días en los que todas las comidas son formales y “de mayores” podemos aprovechar para hacer una comida divertida que además rinde un montón y podrás conservar para muchos meses. Yo no conozco ningún niño al que no le guste el kétchup, pero seguro que lo hay, así que, ¿por qué no probamos con esta salsa alternativa?  Sigue leyendo

Anuncios

Trucha a la meunière


Trucha a la meunière.

Trucha a la meunière.

Hoy, por ser día de la madre, nos ponemos elegantes con un galante plato de pescado clásico de la cocina francesa.  Su origen es incierto, porque, si bien el nombre, cuya traducción es molinera en castellano, alude al rebozado en harina, y este procedimiento culinario es muy antiguo, el aporte de la salsa de mantequilla tostada y limón es la verdadera identidad del plato y parece una técnica más moderna. Esta receta ha viajado con la cultura francesa allá donde ésta ha dejado su impronta, así pues, la encontramos arraigada en la gastronomía criolla de Louisiana en el sur de Estados Unidos, donde Francia estableció una colonia entre los siglos XVII. Hoy en día es uno de los platos distintivos de Nueva Orleans. Sigue leyendo

Gofres salados


Gofres salados

Aprovechando una súper-oferta en la página web de Lekué hace unos días, me compré unos moldes para hacer gofres que llevaba tiempo deseando. Yo no soy muy amiga de los dulces, ni el chocolate, bien lo sabéis los que me conocéis, pero en mi casa sí gustan, así que me decidí a comprarlos. ¡Cuál fue mi sorpresa cuando leí las instrucciones del molde y vi que había una receta para gofres salados, y con queso! A partir de ahora, estos gofres van a formar parte de mi dieta ocasional, porque, entre otras razones, me parece una idea muy práctica para llevar en el tupper a la oficina, por ejemplo. Sigue leyendo

Mug cake On-the-go


Preparado casero para mug cake.

Preparado casero para mug cake.

Este pastel en una taza no necesita ya mucha presentación, hay miles de recetas circulando por la red.  La idea de un mug cake es disfrutar de un pastel cuando no tenemos tiempo o muchas ganas de ponernos a hacer un pastel con el tiempo y la de cacharros que se manchan.  O sea, es un “¡lo quiero y lo quiero ya!”.  Vi esta receta hace pocos días en un precioso blog que sigo que se llama Manzana y Canela y la verdad es que me llamó la atención el hecho de que fuese un preparado como los comerciales y que no precisase huevo (francamente, un huevo para una ración de pastel me parece excesivo).  Siendo un preparado, no sólo nos facilita la vida a la hora de la preparación del pastel, ya que no hay que ponerse a sacar, ni a pesar ingredientes, sino que nos facilita enormemente el hacerlo portable.  Mucha gente tiene necesidad de tomar un snack en algún momento del día y puede que (si estás en una oficina fuera de la ciudad, como yo) no tengas muchas alternativas para encontrar un alimento sano si no lo tienes a mano.  Así que tener este preparado casero y sano reservado, puede ayudarnos con la energía necesaria para superar una mañana o una tarde duras.  ¡Isabel, esta receta va por ti, mi compañera y seguidora más especial!

Como os digo, si  bien la receta de Montes me encantó, tenía que hacerle algunas modificaciones para transformarla en un verdadero snack “para llevar” y también para adaptarla a mi gusto (no me gusta tanto el chocolate negro).  Le he añadido leche en polvo para que sólo haga falta añadir agua y dos cucharaditas de aceite (un poquito del que te sobre de aliñar la ensalada de tu tupper). Hoy día, en casi todas las oficinas hay un microondas, así que, no renunciemos a un capricho dulce, nos ayudará a mantenernos más despiertos y concentrarnos más en esos ratos difíciles.  Además, la preparación no puede ser más fácil, en un minuto lo tendrás listo.  ¡Ah, se me olvidaba, si puedes, usa una cuchara de medida estándar. Sigue leyendo

¡Caldito seas!


¡Caldito seas!

¡Caldito seas!

“Esto es lo que le dice un pollito a otro pollito cuando le quiere maldecir”.  Este viejo chiste infantil me arranca una sonrisa cada vez que lo recuerdo.  Sabéis que cada familia tiene sus palabras secretas (nosotros tenemos muchas, jeje), que sólo se usan dentro de la intimidad familiar y que fuera, muchas veces no tienen sentido, amén de que nos daría una vergüenza terrible compartirlas.  Pues este es el caso de caldito seas, porque así le llamamos nosotros a la sopita caliente de las noches de frío invierno.

Es una receta muy importante, porque es una receta de aprovechamiento absoluta. La mejor manera de llamarla es Ecosopa si además de asegurarnos de no tirar nada que sea nutricionalmente aprovechable a la basura, nos cercioramos de que los alimentos procedan de crianza o cultivos ecológicos.  Esto es una cocina sostenible y responsable, tanto desde el punto de vista de la economía, como de la calidad.  En los tiempos que corren, debería ser uno de nuestros objetivos al ponernos el delantal. Por nosotros y por nuestro entorno. Sigue leyendo

Perlas del Japón con leche de coco.


Perlas del Japón con leche de coco.

Perlas del Japón con leche de coco.

Perlas del Japón se llaman en Francia, ¡Qué nombre tan exquisito y sofisticado!, ¿verdad? Pues aquí en España es tapioca de toda la vida. Este alimento se puso de moda cuando yo vine a España, un poco antes de los años 80. Recuerdo las panzadas de tapioca con leche (porque en sopa no me gustaba) que me daba con mi hermano en nuestra casa del barrio de Las Fuentes.  Después, no recuerdo cómo, dejamos de comerla. Hasta hoy. De vez en cuando, tengo la oportunidad de pasearme por los supermercados de la frontera de Francia y me gusta ojear un poco lo que se cuece en sus fogones. Me quedé enamorada del nombre de este producto y lo compré sin saber muy bien lo que era. Ya en España, gracias a Google, me enteré que era mi tapioca de siempre.

La tapioca, que es la fécula de la yuca, tiene buenas propiedades nutricionales, ya que es muy digestible, no contiene gluten, por lo que es apta para celíacos, y los hidratos de carbono complejos que contiene aportan un extra de energía perfecto para runners, por ejemplo.  La tapioca es una fuente de vitaminas B, calcio, fósforo y potasio.

Antes de cocinar, la tapioca se presenta en pequeñas bolitas blancas, como perlas y no tiene prácticamente sabor. Durante la cocción, las bolitas absorben mucho líquido y liberan su poder espesante. Su aspecto se transforma, ya que aumentan varias veces su tamaño inicial y se vuelven transparentes.  Son entonces como pequeños contenedores de sabor, por eso es importante que el líquido en que se cuezan sea rico en sabores.  Como curiosidad, os comentaré que en los países asiáticos preparan una bebida de té frío con bolitas de tapioca de colores que llaman bubble tea. ¿Lo conocéis? Sigue leyendo

Fabes con sepia


Fabes con sepia

Fabes con sepia

Hoy comeremos plato de cuchara, que hace mucho frío. Tenía muchas ganas de preparar un plato de fabes desde aquel viaje a Asturias y Galicia que hicimos hará un par de años con nuestra amiga Mónica.  Es que he de confesar que yo era de fabada de lata y garbanzos de bote, y no veáis lo que aluciné cuando probé la fabada de verdad. He descubierto que sólo es necesaria una mínima organización para poner en remojo las legumbres y la diferencia es notoria.  El coste también es significativamente menor, así que todo son ventajas.  Me enseñaron hace poco un truco para cocineros last minute como yo, y consiste en poner a remojo 12 horas toda la bolsa de legumbre a la vez. Una vez transcurrido el tiempo de remojo, lavamos y escurrimos, separamos la legumbre en las porciones que normalmente hagamos y congelamos ya remojadas el resto de porciones. Sigue leyendo