Pad Thai


Pad Thai

Pad Thai

Vuelvo a publicar esta receta con un estreno en Mermelaura.  Nos estrenamos en el blog con la edición en vídeos y nuestro recién nacido canal de YouTube. Estoy muy contenta de haberme atrevido con este paso porque me permitirá que me conozcáis mucho más de lo que nos conocemos hasta ahora. Espero que disfrutéis del vídeo y de la receta Sigue leyendo

Gallo pinto


Gallo pinto costarricense

Gallo pinto costarricense.

 

¡Pura vida! Esta es la palabra con la que los Costarricenses usan para definir nuestro país y el privilegio de vivir en una tierra bendecida por la naturaleza, exuberante y bella. Costa Rica, con una extensión sólo algo mayor que Aragón, disfruta de una variedad geográfica que incluye siete volcanes activos, mesetas, valles, islas y costa a ambos lados de los océanos Atlántico y Pacífico. En un entorno así, nos encontramos con el país con mayor biodiversidad por kilómetro cuadrado del mundo.  Desde especies de fauna como el jaguar o el quetzal hasta 1000 clases diferentes de orquídeas entre su flora.  Toda esta vida está fuertemente protegida por el país dentro de sus 27 parques naturales, ya que el turismo sostenible es el mayor recurso económico del país. Loable.

Políticamente también es un país notable.  Sin ejército desde la Constitución de 1948, Costa Rica es una de las democracias más estables de América.  El coraje de un pueblo pequeño, pero valiente y sin miedo. ¿Y si no, quién no recuerda la hazaña de la Selección de Costa Rica en el mundial de Brasil de 2014?

Costa Rica. Fuente: Google Images.

Costa Rica. Fuente: Google Images.

La receta que hoy os traigo es tan costarricense como la carreta o la Guaria Morada, es el Gallo Pinto. En realidad es una receta que se come en casi toda Latinoamérica y se conoce con diferentes nombres, como rice and beans, pabellón, moros y cristianos, casado o arroz con frijoles o habichuelas.  La manera de cocinarlo varía un poco en cada región o país, ya que, por ejemplo, en el Caribe se suele preparar con leche o aceite de coco. El gallo pinto se come tradicionalmente para el desayuno, sí habéis oído bien, se sigue haciendo así en el campo, pero con la vida agobiada de las ciudades se ha relegado a los desayunos o almuerzos del fin de semana.  Un buen brunch, ¿no?  Como veréis en la imagen, el gallo pinto se sirve siempre acompañado de otros acompañamientos. Esta vez, con tajadas de plátano maduro frito, carne mechada, pico de gallo y nata agria (os pongo la recetas de mi madre también); pero también podemos comerlo con pollo, huevo, guacamole, etc… ¡Atención vegetarianos!, este plato, acompañado de otros elementos no cárnicos es muy completo.

Salsa Lizano. Fuente:http://www.foodlibrarian.com

Salsa Lizano. Fuente: http://www.foodlibrarian.com

La que hoy os enseño, es la típica de Costa Rica, que lleva cilantro y salsa Lizano.  Esta salsa a base de vegetales con fórmula secreta es casi insustituible, aunque no es fácil de conseguir en España. Algunos afortunados la podréis encontrar en tiendas de productos latinos y si no, la podéis sustituir por salsa inglesa Worcestershire, la Lea & Perrins de toda la vida.  No sabrá igual, pero yo me he pegado más de 30 años de espera para poder hacer esta receta con Lizano y no hemos dejado de comer gallo pinto mientras tanto.  Empecemos a cocinar y vaya desde aquí un homenaje a mi querida tierra. Sigue leyendo

Coronation Chicken.


Coronation Chicken.

Coronation Chicken.

Vivimos una semana histórica. En la misma semana veremos abdicar al Rey Juan Carlos I, indiscutible artífice de la etapa de la democracia de este país y veremos también cómo le sucede su hijo, Felipe VI, que será, a sus 46 años, el rey de la generación EGB (de pequeña, yo estaba convencida de que me casaría con él, ja ja), dentro de una España que no acaba de salir de la crisis económica, convulsa por disputas nacionalistas y saqueada por la corrupción de las últimas décadas. Un gran reto para un Jefe de Estado al que se le solicita, además, la validación de su posición ante las urnas.

La receta que hoy compartiremos me gusta por varias razones. La primera, por el nombre, porque en su traducción se puede jugar con las palabras. Los más monárquicos la entenderán como un homenaje, pollo de la coronación, y los que son republicanos y anti-monárquicos, pueden bromear con el pollo coronado J. Una receta real para todos los españoles. Hablando en serio ahora, reconozco que lo que más me gusta de esta coronación es su carácter laico (ya era hora de dar al Cesar lo que es del César…) y que se esté planteando un acto austero, acorde con los tiempos en los que vivimos.

Os contaré también que esta receta fue ideada por la chef de Cordon Bleu, Rosemary Hume con motivo de la coronación de Isabel II en junio de 1952. Eran tiempos de postguerra en el Reino Unido y se eligió esta receta por ser una propuesta fácil y económicamente asequible a lo largo y ancho del país. La receta, que tenía vocación popular, se publicó en la prensa días antes de la coronación para que los británicos pudieran sentarse frente a la televisión a celebrar todos juntos la coronación de su reina. Todo un ejemplo de unidad patriota, ¿verdad? Pienso que a este país nos falta encontrar un motivo común para sentirnos unidos como patria, sí, sin ideas políticas asociadas, como en el resto del mundo, para sentir el el orgullo de pertenecer a una gran nación, sin más. Quede desde aquí mis deseos de un buen reinado para Felipe VI.

¡Hala! Y ahora, dejemos de filosofar y vamos a cocinar este clásico de la cocina británica. Sigue leyendo